¿Por qué viajar a África?

✍️ Jorge Jordán ⎮ Los viajes de JJ

Cuando uno planea sus primeros destinos por el mundo no suele mirar casi nunca hacia el continente africano. Desde España por ejemplo empezamos viajando por los alrededores de nuestra ciudad.

Después continuamos por las grandes capitales europeas. Más tarde nos da por embarcarnos a destinos asiáticos como Tailandia o cruzar el charco para conocer algún país americano. Así que África entra mucho más tarde en los planes de cualquier viajero.

Sí, ya he pensado en lo que quizás hayas hecho tú. En las opciones siempre salen destinos que forman parte de África, Egipto o por cercanía a España, Marruecos. Pero por no hacer un título muy largo de lo que quiero hablarte es de por qué me gusta tanto viajar a África, pero la África negra.

Ya había estado en Asia, Europa, América del Norte y del Sur y para mi viaje de luna de miel pensamos en Oceanía. 3 semanas en Nueva Zelanda iba a ser nuestra opción. No caímos en que por nuestras fechas (junio) allí era invierno y por lo que aparte del frío había pocas horas de luz. ¿Por qué no vamos a África y dejamos Nueva Zelanda para otra ocasión?

Así que tocaba elegir destino y como no sólo pensábamos en hacer safari a diario encontramos en Namibia un país alucinante por descubrir. También con tanto tiempo disponible nos daba la opción de visitar una pequeña parte de Sudáfrica, Botsuana y Zambia. Nuestra llegada a este continente fue como un amor a primera vista, es cierto que hay a gente que no le agrada, y es que es un lugar que no deja a nadie indiferente.

¿Tienes un blog de viajes y escribes en español desde cualquier parte del mundo?

¿Por qué viajar a África?

¿Qué tiene África que enamora?

En primer lugar es porque lo que aquí vas a ver no lo verás en ningún lugar del mundo. Vas a sentirte en un continuo documental y lo mejor es que no sabes que va a pasar. En París verás la Torre Eiffel o en Roma el coliseo pero aquí cada uno tendrá su propia experiencia. Desde encontrarte una manada de 30 elefantes o que aparezca de la nada un guepardo intentando cazar.

Paisajes

No sólo hablamos de atisbar animales en un safari. Hay cientos de lugares que son un auténtica maravilla. Con todos los que hay es complicado nombrar a todos, pero si tengo que decantarme por algunos son el desierto del Namib, las cataratas Victoria, playas paradisíacas en Zanzíbar o el alucinante Delta del Okavango.

Es el lugar idóneo para desconectar de la rutina. Y eso que hay señal wi-fi o cobertura de teléfono, no muy buena pero la hay. Aunque haznos caso, no la vas a necesitar. La vida africana se integrará pronto en ti, te olvidarás del estrés de la vida cotidiana y tú día a día. Sentarte en la noche para ver unos cielos estrellados como no has visto en ningún lugar, escuchando el rugido de un león, la risa de la hiena o lo que parece una carcajada de un hipopótamo. No sólo la noche, los amaneceres y atardeceres son dignos de postal, te quedas observando, los minutos pasan y deseas que el tiempo se congele por un momento.

Sus gentes 

Como en cualquier otro lugar siempre hay que ir con ojo, de que no te engañen, te roben o te pidan dinero. Pero si algo aprendí en mis viajes por África son el amor de sus gentes. El amor que sienten por su familia, te enternece mucho cuando ves a los hermanos mayores siempre cuidando de los pequeños. Por ejemplo, como los acompañan de la mano yendo al colegio, caminando por la carretera cuando quizá el mayor no tenga ni los 6 años.

Creemos nosotros que no tienen mucho pero en realidad en algo ganan al mal llamado primer mundo, la felicidad. Siempre los verás con una sonrisa, viven el día a día y comparten lo que tienen con el de al lado. Por cosas como esta se aprende tanto viajando, el mal que nos damos por tonterías cuando hay cosas que realmente sí que valen la pena.

Diversidad 

La cantidad de idiomas, culturas, tribus y tradiciones que se pueden conocer. De algunas ya habrás escuchado algo pero de otras a cualquier lugar que vayas te van a sorprender. Una tierra llena de maravilla y misterio en la que interactuar con su gente son para nosotros un aprendizaje.

El arte africano 

A cualquier lugar que vayas tendrás sus preciosas figuras, o esos diseños de tela que a mí me apasionan. Por motivos logísticos no pude, pero hasta algún cuadro me hubiera llevado. Unos cuantos souvenirs me traje y eso que soy el típico de comprar un imán para la nevera y listo.

Ayuda económica

Por último que no por ello menos importante es el aporte económico que dejamos en zonas desfavorecidas. 

¡Ojo! Para mí es algo importante saber que no todo vale. Hemos visto vídeos de safaris en Tanzania donde no respetan la libertad de los animales, que los rodean y estresan. También hay algunas empresas de ayuda humanitaria donde los “supuestos” ayudantes pernoctan en hoteles de lujo. 

Con esto quiero decir que si planeas tu visita se consecuente con tus actos, donde dejas tu dinero y como se invertirá. Que el mayor porcentaje de lo que gastes se quedé allí y que sirva para que poco a poco sus habitantes puedan tener un mejor futuro. 

Esperamos que este artículo haya servido para que si estás dudando sobre si viajar a este precioso destino te ayude a dar el paso. Para nosotros fue una de nuestras mejores experiencias, tanto que 2 años más tarde repetimos.

7 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com